0

LOS HIJOS DE LOS HIJOS DE LA IRA. Reseña

Escrito por el joven poeta Ben Clark, ganador de varios premios nacionales durante el año 2006, Los hijos de los hijos de la ira es un libro compuesto por diferentes poemas que intentan expresar el sentimiento de una generación descontenta y engañada por autoridades políticas, estado, mercado …

Esta generación a la que representa es la contemporánea, con los movimientos e ideas que surgen a raíz del descontento con las instituciones y la forma actual de quien las representa; dos generaciones posteriores al franquismo y al libro Hijos de la ira del poeta Dámaso Alonso que trataba de las injusticias existentes durante el inicio del Franquismo.

Hijos de la Bonanza

“Hijos de la bonanza” nos llamaban:
los que no conocieron ni la hambruna
ni las agudas larvas de estridencia
chillando en el oído por las bombas.
Y cuando nuestras piernas tan delgadas
caían y sangraban porque el parque
era de un hormigón armado y frío,
se quedaban callados, observando
nuestro llanto con un gesto de sorna.

Debíamos vivir y dar las gracias
por la ocre rozadura en la garganta
que provocaba el aire al refugiarse.
Agradecer las flechas de las nubes
y que un fango lechoso a nuestros pies
-en un último gesto agonizante-
le mordiera las botas al progreso.
¿Y cómo agradecerles la alegría?
La risa provocada por los hombres
inocentes del mar
cuando se encaminaban hacia el río
dispuestos a bañarse entre excrementos.

También estaba el tedio
de tener que explicarles a los niños
palabras como pueblo indio, oso
pardo, ballena azul o lince ibérico.
Pero esto eran minucias, sacrificios
en nada comparables al sufrido
por aquellos que ahora nos decían
“hijos de nuestra sangre”, tan severos.

Aunque, a veces, es cierto, no era fácil,
simplemente intentamos ir viviendo.
Haciendo caso omiso al comezón,
al vacío que moraba en nosotros,
hijos de la bonanza;
los hijos de los hijos de la ira,
herederos de todos los despojos.

Este es uno de los poemas del libro escrito por Ben Clark que explica la desigualdad causada por el Estado del bienestar. En el verso “debíamos vivir y dar gracias “explica el compromiso de muchos ante la desigualdad anteriormente mencionada. También nos habla sobre la infancia, que los niños no entenderán (lo que no hayan conocido) y que cada generación sabrá cosas diferentes “también estaba el tedio de tener que explicarles a los niños palabras como oso pardo, ballena azul o lince ibérico “.

Intenta hacernos entender cómo todas las generaciones son diferentes, que no podemos elegir en cuál de ellas nacer y que nunca entenderemos el resto que no vivamos.

Finalmente, una de las ideas más importantes que intenta reflejar es que no son los niños quienes crean las generaciones y su forma de pensar, sino que son estas las que crean a los niños y sus pensamientos y su carácter.

Álvaro Muñoz Sarabia, 4º Secundaria

Manuel Melero

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.