0

¡Es tan cómodo ser menor de edad!

¡Es tan cómodo ser menor de edad! Si tengo un libro que piensa por mí, un pastor que reemplaza mi conciencia moral, un médico que juzga acerca de mi dieta, y así sucesivamente, no necesitaré del propio esfuerzo. Con solo poder pagar, no tengo necesidad de pensar: otro tomará mi puesto en tan fastidiosa tarea.
Immanuel Kant

La frase “¡Es tan cómodo ser menor de edad!” es de Inmanuel Kant, un filósofo de Prusia (antigua región alemana) del siglo XVIII. En un texto que escribe acerca de la Ilustración (movimiento cultural e intelectual que tiene lugar a mediados del siglo XVIII en Europa), aparece esta frase.

La minoría de edad es la situación de la persona que, por su edad biológica, no tiene todavía “plena capacidad de obrar”, es decir, que según la ley no puede hacer uso de determinados derechos. Son los padres o los tutores legales del menor los que deben responder y decidir por él.

Con esta frase, Kant da a entender que ser menor de edad es cómodo porque no hay que pensar, decidir, etc., por uno mismo, es otra persona la que hace estas cosas. Kant nos quiere decir que el hombre llega a ser libre y a pensar por sí mismo cuando es mayor de edad y nadie se encarga de responder de sus responsabilidades, ni hacerle dependiente de él.

Hay algunas veces en que por los años cumplidos se es mayor de edad, pero la falta de decisión y de valor para hacer determinadas cosas y para poner en marcha lo que uno piensa, lleva a que estas personas busquen a alguien que les guíe y piense por ellos, porque así se hace cargo de sus cosas y no tienen que esforzarse. Por ello, siguen siendo menores de edad que buscan el camino fácil y por eso no consiguen la libertad.

Yo creo que una solución sería educar y enseñar a los menores de edad a tomar sus decisiones para que no se hagan cómodos y cuando lleguen a la mayoría de edad sepan esforzarse y pongan en práctica sus ideas.

Lo que nos dice Kant es que hay dos épocas en la Historia: una época es anterior a la Ilustración y en ella hay minoría de edad porque las personas hacen lo que les dicen sus dirigentes; y otra posterior, en la que el hombre ya es libre y piensa por sí mismo, es decir, ya ha llegado a la mayoría de edad a partir de nuevas ideas que han surgido de este movimiento.

Adrián Borlaff Gaitero

1º Secundaria

Manuel Melero

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.