La frustración.

Intentar complacer siempre a los niños y evitar que se sientan frustrados ante cualquier situación no favorece su desarrollo integral como persona, ya que cuando sean adultos deberán enfrentarse a circunstancias tanto de éxito como de fracaso. Existen teorías que defienden que, si no se enseña a los niños a aceptar los fracasos, es posible que desarrollen una actitud agresiva reincidente.

En general, los niños con poca tolerancia a la frustración:

• Tienen dificultades para controlar las emociones.

• Son más impulsivos e impacientes.

• Buscan satisfacer sus necesidades de forma inmediata, por lo que, cuando deben enfrentarse a la espera o postergación de sus necesidades, pueden tener rabietas y llanto fácil.

• Son exigentes.

• Pueden desarrollar, con más facilidad que otros niños, cuadros de ansiedad o depresión ante conflictos o dificultades mayores.

• Creen que todo gira a su alrededor y que lo merecen todo, por lo que sienten cualquier límite como injusto ya que va contra sus deseos. Les cuesta comprender por qué no se les da todo lo que quieren.

• Tienen una baja capacidad de flexibilidad y adaptabilidad.

• Manifiestan una tendencia a pensar de forma radical: algo es blanco o negro, no hay punto intermedio.

Técnicas para tolerar la frustración:

Para enseñar al niño a tolerar la frustración, existen consejos útiles que detallamos a continuación:

1. Dar ejemplo. La actitud positiva de los padres a la hora de afrontar las situaciones adversas es el mejor ejemplo para que los hijos aprendan a solventar sus problemas.

2. Educarle en la cultura del esfuerzo. Es importante enseñar al niño que es necesario esforzarse. Así aprenderá que el esfuerzo es, en muchas ocasiones, la mejor vía para resolver algunos de sus fracasos.

3. No darle todo hecho. Si se le facilita todo al niño y no se le permite alcanzar sus retos por sí mismo, es difícil que pueda equivocarse y aprender de sus errores para saber cómo enfrentarse al fracaso.

4. No ceder ante sus rabietas. Las situaciones frustrantes derivan, en muchos casos, en rabietas. Si los padres ceden ante ellas, el pequeño aprenderá que esa es la forma más efectiva de resolver los problemas.

5. Marcarle objetivos. Hay que enseñar al niño a tolerar la frustración poniéndole objetivos realistas y razonables, pero sin exigirle que se enfrente a situaciones que, por su edad o madurez, sea incapaz de superar.

6. Convertir la frustración en aprendizaje. Las situaciones problemáticas son una excelente oportunidad para que el niño aprenda cosas nuevas y las retenga. De esta forma, podrá afrontar el problema por sí mismo cuando vuelva a presentarse.

7. Enseñarle a ser perseverante. La perseverancia es esencial para superar situaciones adversas. Si el niño aprende que siendo constante puede solucionar muchos de sus problemas, sabrá controlar la frustración en otras ocasiones.

Ante la frustración, hay que enseñar a los niños formas positivas de hacer frente a estos sentimientos adversos. Para ello, se pueden utilizar distintas estrategias:

• Enseñarle técnicas de relajación. Todos nos enfrentamos a las situaciones adversas de una forma más positiva si estamos relajados. Un buen consejo es enseñar a los pequeños a aumentar su tolerancia a la frustración a través de la relajación del cuerpo.

• Enseñar a identificar el sentimiento de frustración cuando aparezca. Por ejemplo, “Juan está rabioso porque no ha hecho bien esta resta. Inténtalo con otra y tómate más tiempo”.

• Enseñar al niño cuándo debe pedir ayuda. A algunos pequeños les cuesta pedir ayuda, mientras que otros la piden constantemente y de inmediato. Hay que enseñar al niño a intentar encontrar una solución primero. Si se siente frustrado al realizar alguna tarea, debemos intentar enseñarle a evitar la frustración: “¿qué podrías hacer en lugar de enfadarte o abandonar la tarea?”.

• Representar papeles. Se puede jugar con el niño a interpretar una situación frustrante. Por ejemplo, el pequeño tiene que hacer los deberes, pero quiere irse a jugar al parque. Primero, el niño interpretará la frustración y luego adoptará el rol opuesto. Se le puede animar a que hable consigo mismo de forma positiva y busque una manera de resolver el problema.

• Reforzar las acciones apropiadas del niño. Es importante elogiarlo cuando retarde su respuesta habitual de ira ante la frustración, y cuando utilice una estrategia adecuada.

• Modificar la tarea. Enseñar al niño una forma alternativa de alcanzar el objetivo.

En resumen, cabe recordar que la frustración forma parte de la vida. Aunque no se puede evitar, se puede aprender a manejarla y superarla, y aumentar de esta forma la tolerancia a la misma. Aprender a tolerar la frustración facilita que nos enfrentemos con éxito a la vida. Por ello, cuanto antes aprendamos, mejor.

Al poner límites a los niños les ayudamos a aprender a autorregularse; es decir, la manera de poner límites para ellos mismos.  El proceso del aprendizaje de la autorregulación y el dominio de sí mismo empieza en la infancia.

Poner límites a las conductas, no a los sentimientos

Los niños necesitan ser guiados por los adultos y para ello es fundamental establecer reglas con las que fortalecer conductas y lograr su crecimiento personal. Los límites se deben orientar al comportamiento del niño, no a la expresión de sus sentimientos. Se le puede exigir que no haga algo, pero no se le puede pedir, por ejemplo, que no sienta rabia o que no llore.  Los márgenes deben fijarse sin humillar al niño para que no se sienta herido en su autoestima. Por eso, no se debe descalificar («eres un tonto», «eres malo»…), sino marcar el problema («eso que haces o eso que dices está mal»). Conviene dar razones, pero no excederse en la explicación. Los sermones no sirven de mucho. Los niños responden a los hechos, no a las palabras. Un gesto de firmeza y serenidad, acompañado de pocas palabras será más efectivo que un discurso.

¿Por qué nos cuesta poner límites a nuestros hijos e hijas?

  • Porque no nos sentimos suficientemente fuertes para enfrentarnos a nuestros hijos.
  • Porque demasiado a menudo somos complacientes con nuestros hijos para compensar el poco tiempo que les podemos dedicar.
  • Porque cuando nuestra autoestima no pasa por su mejor momento queremos ser aceptados por nuestros hijos.

Pautas para padres y madres

  • Deben dedicar tiempo a los hijos. Muchas conductas de los hijos no se controlan simplemente porque su padre y su madre no están disponibles para atenderles.
  • El niño tiene que aprender que rebasar los límites puede traer consecuencias negativas para él. En cualquier caso, esas consecuencias deben ser proporcionadas y, a poder ser, inmediatas para que el niño lo entienda perfectamente.
  • En lo posible, las reglas y los castigos deben ser pactados entre los padres y los hijos.
  • La disciplina sólo la pueden ejercer adecuadamente los progenitores que sean capaces de combinar el cariño y el control.
  • Conviene recordar que lo que más influye en nuestros hijos no es lo que les decimos o lo que les hacemos, sino cómo «somos». Por eso, la educación representa no sólo revisar nuestras conductas con ellos, sino nuestra forma de ser como personas.
  • Se precisa un buen clima familiar.
  • Es normal que los niños prueben tanteando a sus padres para comprobar hasta dónde pueden llegar. Es en ese momento cuando más firmes deben mostrarse los padres. Si ceden, luego será muy difícil dar marcha atrás.
  • Todo ello incluye la necesidad de que los padres sean razonablemente flexibles, según las circunstancias y la edad.


Los efectos de no poner límites moldean a un niño que nunca tiene suficiente, que exige cada vez más y que tolera cada vez peor las negativas, un niño que crece con una escasa o nula tolerancia a la frustración.

La cola del dragón. Mireia Canals: Todos tenemos un mal día, que en el caso de Javier empieza con el no de su madre de comprarle más gomas, el juego de moda del momento. Y empieza a sentir la fastidiosa rabia, que hace que le salga una larga y verde cola de dragón. Ésta va creciendo poco a poco y más cuando tu padre te pone a recoger la torre más alta de almohadas que habías construido hasta ahora. Y es cuando explotas y empiezas a dar golpes con los pies y las manos. Es tanta la rabia de Javier, que cuando abre los ojos se da cuenta que se encuentra en una habitación oscura y fría en donde advierte de todos los juguetes que ha roto cuando apareció su enorme cola de dragón.

¡Qué rabia de juego! Meritxell Martí: Tina ha perdido al dominó y se enfada de lo lindo. A Toni no le ha gustado nada lo que ha hecho su amiga. ¡Así no se puede jugar! Menos mal que se le ocurre una idea para que Tina se tranquilice y aprenda a controlar sus emociones.

Sofía la vaca que amaba la música. Geoffroy de Pennart: A Sofía le encanta la música un día decide irse de su pueblo a la gran ciudad para poder vivir de la música. Su viaje será complicado y no le saldrá como esperaba aunque después de resistir y no desanimarse encontrará su lugar. Un cuento maravilloso para trabajar el concepto de frustración y de resistencia.

El león que no sabía escribir. Martin Baltscheit: El león no sabe escribir, pero eso no le importa, ya que puede rugir y enseñar sus colmillos y no necesita más. Pero un día conoce a una leona muy guapa leyendo un libro. A una dama así no se le puede besar sin más. Hay que escribirle una carta de amor. Así, pues, el león va pidiendo que escriban por él al mono, al hipopótamo, al escarabajo pelotero, al buitre…Pero el resultado no es lo que él espera. Pierde la paciencia y ruge en la selva cómo escribiría él si supiera hacerlo.

La vieja en la botella. Roberto Mezquita : Una bruja pelirroja, harta de las quejas de su vecina, decide un día lanzarle un terrible conjuro y encerrarla en una botella: Tris-trás, ya no quiero verte más. Tris-trás, te irás y no volverás. Por suerte, un hada del bosque libera a la vieja de su encierro y cumple su deseo: vivir en una casita con huerta, vacas y gallinas; pero pronto la desagradecida mujer no estará contenta y aspirará a una vida mejor. La vieja en la botella trata de cómo los deseos pueden ser un acicate para cambiar y progresar; pero también nos interpela sobre la manera de gestionarlos y alerta de las consecuencias de la insatisfacción ante lo material y de la ambición desmesurada. Con frecuencia, queremos algo más y nos sentimos incapaces de valorar lo que tenemos en el momento presente. Por esta incapacidad, la vieja disfruta brevemente de los sueños cumplidos y cae de nuevo en la frustración y en la queja. No importa cuántos deseos se le concedan: ella es incapaz de disfrutarlos. Al final, quedará atrapada en uno de ellos.

50 CUENTOS PARA TRABAJAR LAS EMOCIONES CON LOS NIÑOS

http://rejuega.com/reflexiones-y-recursos/literatura-infantil/50-cuentos-para-trabajar-las-emociones-con-los-ninos/

Proyecto «El espacio.» Nivel 6.

Hola a todos!

Los niños de Nivel 6 estamos estrenando el proyecto de «el espacio» y disfrutamos mucho dibujando nuestros universos y planetas inventados. Somos muy creativos y lo pasamos fenomenal. 

Además también tenemos rincones y actividades nuevas. Aquí os mostramos que hacemos en los mismos y lo bien que lo pasamos.

¡¡A lo largo del día no tenemos ni un solo minuto para aburrirnos!! Esperemos que os gusten nuestras fotos.

¡Un saludo y hasta la próxima!

PSICO OLIMPIADAS.

Hola a todos!

La semana pasada, los niños de 2º ciclo de Infantil celebramos las psico olimpiadas, que ya van por su quinta edición.

El lunes fue la inauguración, que tuvo lugar en el pabellón del colegio y nos acompañaron compañeros de Primaria. Tuvimos el honor de contar con la presencia del Director para el discurso inaugural.

De lunes a jueves se realizaron los juegos en equipo, en el pabellón, con la colaboración de los alumnos de Formación Profesional. Muchas gracias por colaborar con nosotros y hacernos pasar un rato tan agradable.

El viernes tuvo lugar el acto de clausura con la entra de medallas. Las medallas nos las entregaron compañeros de Educación Primaria. ¡Qué ilusión nos hizo recibirlas de vuestras manos!

Por aquí os dejamos unas imágenes para que podías disfrutar un poquito con nosotros.

Un saludo y hasta la próxima!!!

Taller con Violeta Monreal.

Hace unos días los niños de 2º ciclo de infantil tuvimos una visita muy especial, vino al cole VIOLETA MONREAL, ilustradora y escritora de relatos.

Violeta tiene manos de hada y corazón de niña. Por eso no es de extrañar la mágica empatía que logró tener con todos nosotros. Escuchándola quedamos hechizados por su singular mundo de fantasía. Duendes, brujas y dragones salen de su maleta y de sus manos en un increíble despliegue de imaginación y destreza. 

Fue muy divertida e interesante su visita, nos explicó la importancia de nuestros TRABAJOS y DIBUJOS y lo divertido que resulta crea ARTE.

A través de pedazos de papel, algunos llamados gurruminos, logramos crear preciosos dibujos que incluso nos contaban historias y nos hablaban.

¡¡NOS LO PASAMOS FENOMENAL!!

Un saludo.

¡Hasta la próxima!

TOOM PAK: Espectáculo musical.

El 22 de noviembre se celebra el día de la música y, por ello, los alumnos de Nivel 3 y todo 2º ciclo de Infantil hemos tenido la actuación del grupo Toom Pak.

Nos han interpretado la obra «The 3r´s», todo un espectáculo musical en el que hemos utilizado nuestro cuerpo para producir sonidos y hemos aprendido de una forma diferente y divertida a Reducir el consumo, Reutilizar las cosas y Reciclar lo que ya no sirve.

Hemos visto ingeniosos instrumentos, todos ellos realizados con material reciclado. Hemos pasado un rato muy entretenido con mucha música, movimientos acompasados y muchas dosis de humor.

Os dejamos una imágenes para que disfrutéis vosotros también.

VID_20191122_112717
VID_20191122_105547

¡Esperamos que os guste!

¡Hasta la próxima!

Día Universal del Niño.

El día Universal del Niño, que se celebra todos los años el 20 de noviembre, es un día dedicado a todos los niños y niñas del mundo.

Es un día para dar a conocer los derechos de la infancia y concienciar a las personas de la importancia de trabajar día a día por su bienestar y desarrollo.

Este día mundial recuerda que todos los niños y niñas tienen derecho a la salud, la educación y la protección, independientemente del lugar del mundo en el que hayan nacido.

Desde Escuela Infantil también celebramos el día del niño con todos nuestros alumnos y alumnas.

Os dejamos una imágenes de las actividades que realizamos ese día.

Un saludo para todos y hasta la próxima.

Dichosos celos.

Los celos son un sentimiento que todos los niños tienen por el nacimiento de un nuevo hermano, y aunque los padres pueden mitigar este sentimiento, no desaparecerá. El niño estaba solo, era el centro de atención de toda la familia, el rey de la casa. Con el nacimiento de su hermano todo cambia. Mamá vuelve del hospital con un bebé al que todo el mundo viene a ver, y del que mamá está constantemente pendiente. Pero no solo eso, al mayor a menudo se le habla para pedirle que no haga ruido y que no moleste a su hermano.

               A partir de ahora tiene que compartir el tiempo y la atención de sus padres con un hermano que solo sabe comer y dormir. Su madre se queda con el bebé, mientras que él tiene que ir al colegio. ¡Cómo no va a tener celos!

Los celos se manifiestan de muchas formas, veamos lo más típico:

  • Síntomas físicos: Dolor de tripa y vómitos, falta de apetito, problemas de sueño o dolores varios que inventa el niño para llamar la atención de sus padres.
  • Trastornos emocionales y conductuales: desobediencia, cambios de humor, rabietas, pataletas, hostilidad hacia los padres o el hermano. Búsqueda de mimos. Intenta llamar la atención de cualquier forma posible. No quiere ir al colegio.
  • Regreso a etapas anteriores: Se vuelve a hacer pis, habla con un lenguaje más infantil, pide el chupete, el biberón, purés para comer…

               Aunque depende de las características de cada niño, el mayor supera esto con la ayuda de los padres. Una vez que se vuelve a sentir ubicado y seguro, el problema se resuelve.

               Entre los 3 y 4 años se presentan más reacciones de celos que cuando el niño tiene 5 ó 6, ya que los niños no han adquirido suficiente autonomía de los padres como para aceptar el tiempo que éstos le dedican al bebé. Los niños suelen pensar que van a perder el afecto de los padres, con lo que reaccionan llamando la atención constantemente de múltiples formas.

               Cuando el bebé empieza a caminar y a quitar los juguetes al mayor, éste tendrá ya 4 ó 5 años. Empieza a escuchar de sus padres que debe cuidar a su hermano pequeño, cargándole con una responsabilidad excesiva y pidiéndole que se convierta en el ejemplo a seguir. El mayor lo interpreta como que sus padres están más pendientes de su hermano que de él, y que es él quién se porta mal, y que por eso no se merece ser tan querido como su hermano. Los padres deben hacer entender a los dos que son queridos por igual, y que además tener hermanos tiene ventajas.

               Los celos son una oportunidad para que el niño conozca esa emoción, la identifique y aprenda a enfrentarse a ella, es por esto que no hay que tratar de evitarle al niño este proceso. Aprenderá que sus padres reparten la atención con otras personas, sin que por ello tengan que quererlo menos. Con el tiempo descubrirá las ventajas de tener hermanos, y crearán con ellos una complicidad que no tendrán con los padres.

Para que éste proceso se produzca es necesario seguir algunos consejos:

  • Hay que dejar al niño que exprese lo que siente, aunque sea mediante el enfado o la rabieta, e interpretárselo: “Entiendo que estés enfadado, sé por lo que estás pasando”. Todo lo que expresamos y no nos callamos es sano.
  • Es muy importante que nunca comparemos a los hermanos. Se pueden reconocer las cualidades de cada hermano, sin caer en las comparaciones.
  • Seguir con las mismas normas y rutinas, no le consientas. No podemos empezar a darles privilegios para intentar compensar sus sentimientos de enfado o rabia. Es muy importante que sigamos haciendo todo como antes. Hemos de evitar que consigan cosas con las rabietas, ni siquiera vuestra atención, porque de esta forma, alargaremos el proceso en el tiempo y vuestro hijo sufrirá más.
  • No les deis regalos o premios porque sí, ya que se aprovecharán de ello y cada vez querrán más. Los premios tienen que servir de refuerzo a buenas conductas, y no para calmar las rabietas o enfados.
  • Cuando se presenten conductas “extrañas” como hacerse pis o caca, desnudarse, vomitar a propósito, y otras muchas que nunca hubierais pensado que podría hacer, lo más importante es no perder la calma. Si nos asustamos, preocupamos, enfadamos o gritamos, el niño percibe que con esa conducta le prestáis atención, con lo que llega a la conclusión que lo mejor es repetir la conducta. Lo mejor es no darle importancia, y que sea el niño el que tenga que reparar las consecuencias de esa conducta (le podéis ayudar un poquito, pero cuanto menos mejor). De esta forma el niño al ver que lo único que consigue, es que se tiene que limpiar, vestir, recoger… no volverá a repetir la conducta más de 3 ó 4 veces.
  • No le digáis al niño que su conducta se debe a los celos. Solo hacerle referencia al hecho o conducta concreta, sin interpretar la causa.
  • No responsabilizarle del cuidado del hermano: “Cuida de Pedro, mientras caliento la comida”.
  • Implicarle ayudando a sus padres a atender al hermano (lavarle, vestirle, darle de comer), pero siempre como una actividad divertida, donde vamos a disfrutar con mamá y con el hermano.
  • Dedicarle algún tiempo en exclusiva en alguna actividad que le guste mucho.
  • Hacerle comprender que el hermano es un bebé y por eso necesita más cuidados y atención. Le recordamos que él también fue bebé, para eso podéis ver fotos, videos… de cuando era como su hermano.
  • Contarle algún cuento que tenga que ver con el tema, para hacerle comprender que sus sentimientos son normales, pero que debe aprender a asumirlos.

Estos son algunos cuentos que pueden ayudar a los niños:

. ¡Yo soy el mayor! Begoña Ibarrola. ED. SM.

. Cuando nace un hermanito. Emily Menéndez Aponte. ED.  San Pablo

. Soy una hermana mayor. Joana Cole. ED. Harper Collins

. Soy un hermano mayor. Joana Cole. ED. Harper Collins

Un saludo.

¡Hasta la próxima!

Primeros días en las aulas de bebés.

La incorporación de los bebés al nuevo curso ha sido muy tranquila. Nuestros pequeños se han mostrado relajados y felices.

Hemos aprovechado los días de sol para salir al patio y disfrutar jugando al aire libre.

También hemos realizado nuestro primer taller experimental. Era un taller con pintura de colores y teníamos que aplastarla. Las profesoras nos la pusieron entre papel film y en bolsas herméticas individuales y nosotros nos lo pasamos en grande jugando con ella y observando los colores tan llamativos.

Os dejamos unas imágenes para que veáis lo felices que estamos.

¡Hasta la próxima!

¡Vuelta al cole! Nivel 6.

¡¡¡Hola a todos!!!

Ya ha pasado el mes de septiembre y los niños y niñas de Nivel 6 nos hemos reencontrado con nuestros compañeros y profesores.

Volvemos con la pilas cargadas después del verano y con muchas ganas e ilusión de aprender cosas nuevas.

Ya hemos empezado a trabajar por rincones, a repasar conceptos y a jugar con nuestros amigos.

Os dejamos algunas fotos de éste mes para que veáis todo lo que hemos hecho.

Un saludo.

Hasta la próxima.